Preocupación por la situación de radio El Mundo

La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) vuelve a expresar su preocupación por la selectiva aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) y la falta de actuación del organismo que ejerce la autoridad de aplicación de dicha norma, la AFSCA (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual) en las transferencias y cierres de radios AM y FM de la Capital Federal.

En las últimas semanas del año distintos hechos tomaron estado público.

La transferencia de FM Identidad sin intervención de la AFSCA fue un ejemplo de la indiferencia que mantiene el organismo cuando se trata de beneficiar a empresarios vinculados al gobierno, como Sergio Szpolsky, nuevo dueño de la frecuencia FM 92.7.

El 19 de diciembre la fundación LED co-organizó en el Congreso Nacional una audiencia pública – conferencia-de-prensa-por-los-casos-de-fm-identidad-y-diario-hoy-de-la-plata – para denunciar las irregularidades en la transferencia de FM Identidad y la falta de intervención de la AFSCA en el proceso de venta. La gravedad de la situación se completa ahora con un nuevo despido masivo de periodistas en otra señal radiofónica, en este caso radio El Mundo AM1070. El 23 de diciembre Carlos Mira, periodista de radio El Mundo anticipó su salida de la programación, mientras que el periodista Mariano Obarrio, denunciaba a través de la red social Twitter que la frecuencia estaba siendo comprada por la Empresa ESME para “limpiar” a la emisora de periodistas críticos. Según información extraoficial, el nuevo gerenciador de Radio El Mundo sería Juan José Levy, empresario dueño de ESME una empresa de cosméticos, vinculado al gobierno nacional.

Esta nueva transferencia sin intervención de la AFSCA que deja a productores y a periodistas independientes sin aire, cercenando su libertad de expresión y la de sus oyentes, no cuenta hasta la fecha, con antecedentes o actuaciones previas en el organismo.

El artículo 41 de la Ley establece claramente el requisito de contar con aprobación de la AFSCA para realizar el proceso de venta o transferencia de una frecuencia audiovisual, condición que fue ignorada en los casos de FM Identidad y radio El Mundo. La participación societaria además no puede enajenarse, venderse o transferirse en su totalidad, sino que puede ser efectuada solo hasta un 49 por ciento de la misma. Es de destacar que, en ambos casos, tanto en FM Identidad como en la radio AM El Mundo, los periodistas debieron abandonar las emisora, siendo la programación modificada por los nuevos gerenciadores, incluso antes de completarse el proceso de transferencia. Esto demuestra que la motivación para la compra de las señales no responde a criterios artísticos y/o económicos sino a criterios políticos, donde la prioridad está puesta en cerrar los espacios independientes y/o críticos al gobierno nacional.

La Fundación LED observa con preocupación el camino emprendido desde la sanción de la LSCA hacia la hegemonía comunicacional. Durante estos cinco años, numerosas señales de radio y TV fueron transferidas sin los requisitos legales, bajo la complicidad absoluta de las autoridades oficialistas de la AFSCA, como C5N, FM Identidad, grupo Monetta, FM La Isla, entre otras. La transferencia de las frecuencias a manos de empresarios vinculados al gobierno nacional provocó la inmediata salida de periodistas independientes, despidos, en algunos casos ordenados directamente por la Presidenta de la Nación según denunciaron sus protagonistas, como el caso de Marcelo Longobardi en diciembre de 2012 o Luis Rosales en junio de 2013, desplazados de la programación de C5N al ser transferida la señal al empresario Cristóbal López.

La Corte Suprema ha establecido expresamente la necesidad de que la autoridad de aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual debe ser “un órgano técnico e independiente, protegido contra indebidas interferencias, tanto del gobierno como de otros grupos de presión.”

La falta de idoneidad y de objetividad de la AFSCA está comprobada en la no intervención de las transferencias mencionadas. Es necesario que el organismo repare esta afectación de los derechos y de la libertad de expresión de los ciudadanos que, como oyentes de FM Identidad y radio El Mundo, elegían a los periodistas despedidos para informarse. De acuerdo al artículo 41 toda transferencia que no cuente con la correspondiente y previa aprobación será sancionada con la caducidad de pleno derecho de la licencia adjudicada y será nula de nulidad absoluta. En consonancia con lo dictado por el máximo tribunal de nuestro país y en ajuste a la ley sancionada en el año 2009 es necesario que la AFSCA cumpla con sus funciones aplicando la ley de modo igualitario y sin favoritismos a fin de proteger la pluralidad de voces en lugar de cercenarla.

29/12/2014

Share via emailShare on FacebookShare on TwitterShare on LinkedInShare on XingSubmit to StumbleUponSave on DeliciousDigg ThisSubmit to reddit

Copyright 2012 Fundación LED. Diseño por Alma Comunicación Creativa