La democracia no tolera mordazas

02 ene / La democracia no tolera mordazas

Autor: admin
Etiquetas:

Medio: Clarín
Fecha: 02/01/2012
Fuente:http://www.clarin.com/opinion/democracia-tolera-mordazas_0_620338000.html

Nota

Por Silvana Giudici EX PRESIDENTA COMISION LIBERTAD DE EXPRESION HCDN, PRESIDENTA CONSEJO FUNDACION LED

El año 2011 fue el más negativo para el goce de la libertad de expresión en nuestro país. Leyes, sanciones y arbitrariedades de todo tipo fueron esgrimidas por el Gobierno para acorralar a la prensa independiente y ahogar toda voz crítica.

 

Terminó el año 2011 y con él un período por demás negativo para el pleno goce de la libertad de expresión en nuestro país.

Como balance desde la sanción de la ley de medios, se comprueba una variación del mapa de medios hacia la uniformidad oficialista . Si bien la ley se aplica selectivamente y sus efectos aún son de difícil comprobación, está claro que a través de otras tantas medidas administrativas y judiciales se logró imponer un clima de censura y autoeliminación de la crítica en varios escenarios, incluso aquellos que deberían ser la cuna del disenso y de formación del pensamiento crítico.

Así como los consultores económicos que se dedican a medir la inflación fueron multados hasta que dejaron de publicar los datos que tanto disgustan al Gobierno, los investigadores del Conicet fueron conminados a no expresar otra voz que no fuera la voz “oficial” del organismo. Junto con el exhorto del juez Catania y su pretendida confección de listados de periodistas que opinaran sobre la inflación fueron las tres medidas más claras contra la libertad de expresión en el año . Una pátina de oscuridad recorre ya las redacciones, porque opinar con libertad empieza ya a tener consecuencias ulteriores en la Argentina . Un claro ejemplo fue el ataque que el 3 de noviembre durante un congreso de FOPEA recibieron Magdalena Ruiz Guinazú y Jorge Lanata o las decenas de denuncias de ataques a periodistas y medios durante 2011.

La “reescritura del relato” tiene además costosos canales de propalación.

Durante el año 2011 se destinaron más de mil millones de pesos para sostener el “Fútbol para Todos” como una clara usina de propaganda política.

Además, en concepto de publicidad oficial se destinaron cerca de mil quinientos millones que fueron distribuidos con un criterio claro: para quienes se ajustan al modelo, esos fondos se incrementan exponencialmente, mientras que para quienes el ejercicio del periodismo implica neutralidad, y/o crítica hacia el relato, nada llega, aunque la Corte Suprema disponga lo contrario.

Esa arbitrariedad también llega a las sanciones.

La aplicación de sanciones por la deuda del IVA a los medios tomó notoriedad por una multa a La Nación por 160 millones de pesos, pero desde la publicación del Dec. 1145/09 sobre las facultades delegadas en materia de publicidad oficial, venimos denunciando irregularidades. A contramano de lo que establece la Ley de Servicios Audiovisuales, y a través de la Resolución 132/JGM/10, se otorgó un perdón de deuda a cambio de publicidad.

Casi un canje prebendario donde aquel que vehiculizara el mensaje oficial obtenía un perdón impositivo, de modo tan discrecional como se niega pauta al que no discipline la línea editorial a medida del Gobierno y se beneficia a quienes crearon y adquirieron medios de la noche a la mañana creando suculentos monopolios a la luz de la ley que venía a desandar el camino de la concentración mediática en la Argentina.

Y llegó fin de año con otra conquista en la “Madre de todas las Batallas”, como la definió alguna vez un funcionario, que no es otra cosa que la batalla por el control de los medios: el control del papel . Confrontando con todos los preceptos constitucionales se interviene la fabricación y distribución del papel, como un elemento más de presión contra quienes aún no domesticaron sus contenidos informativos al relato benefactor y pródigo en recursos económicos que brinda el “periodismo militante”.

Cuando sosteníamos en el año 2009 que la Argentina se reflejaba en el espejo autoritario de la Venezuela de Hugo Chávez, lo hacíamos desde el análisis de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión. La ley Resorte venezolana sancionada en el 2004 dio paso a la arbitrariedad en las sanciones, sirvió como herramienta para la caducidad de más de 200 licencias de radio y televisión y sembró un camino de censura e intimidación que hoy llega a niveles increíbles. Se debate hoy en Venezuela la expropiación del edificio de su principal periódico, El Nacional, creado en 1943. Como en la Argentina, lo que no se consigue por la inyección de recursos públicos para virar las voces de críticas a favorables, o por la aplicación de normas cuestionadas por su inconstitucionalidad, se consigue desde la aplicación de la desmesura o de la fuerza .

Ya sea a través expropiación de un periódico, o la intervención de una radio (LT9 Radio Brigadier López de Santa Fe), a través de la aplicación de la ley Resorte, o de la posible aplicación de la ley antiterrorista a los medios, lo que se pone en juego es la calidad de la democracia.

Tanto en Venezuela como en la Argentina, los pasos que se dan en busca de la hegemonía comunicacional retrotraen el derecho básico del decir a una mera cuestión formal, donde la razón sólo la esgrime el Gobierno y lo demás se vuelve amenazador o desestabilizante.

Debe recuperarse el ejercicio pleno de la libertad de expresión.

Nada justifica la aplicación de mordazas en democracia.

02/01/2012

Share via emailShare on FacebookShare on TwitterShare on LinkedInShare on XingSubmit to StumbleUponSave on DeliciousDigg ThisSubmit to reddit

Copyright 2012 Fundación LED. Diseño por Alma Comunicación Creativa